top of page
IMG_1700.jpg

¿Cómo nació Amor del bueno?

Olga Milan-Howells y Sophia Milan-Howells, en cooperación con la One Love Foundation,  Observaron la creciente necesidad de concientizar a la comunidad Latina  sobre los comportamientos nocivos en las relaciones.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Instagram

Mi historia

Todo comenzó una oscura noche de Noviembre, en el gimnasio maloliente de una escuela en Novato CA. Mi mamá me había arrastrado hasta ahí para asistir a una presentación de “One Love Foundation” y escuchar su mensaje sobre como identificar relaciones tóxicas. Había otros miles de lugares en los que hubiera preferido estar esa noche, pero para aplacar a mi madre estuve ahí: ¡fue una decisión que me cambió la vida!

A mitad de la presentación recuerdo haber mirando a la pantalla, vi como las caras de mis amigos y sus parejas reemplazaban a las de los actores. Mi corazón se detuvo porque sabía cómo iba a terminar. Rápidamente escribí en una servilleta, "tenemos que llevar esto a Branson (mi escuela secundaria)" y se la di a mi mamá. Durante los siguientes cuatro años me sumergí en la misión One Love, comencé un club en mi escuela, organicé talleres alrededor de San Francisco y me convertí en el embajador más joven de la Fundación. tiempo después pude reconocer que había una gran necesidad de llevar ese tipo de contenido a la comunidad Latina de la escuela secundaria, trabajé con mi hermano Brendon, cineasta de UCLA, para crear la película "Amor del Bueno". 

Lamentablemente, dentro del lado mexicano de mi familia, los casos de abuso doméstico no son desconocidos, pero no se habla de ellos. Al ver el éxito que tuvo “Amor del Bueno” en los EE. UU. en la comunidad latina, me di cuenta de que tenía las herramientas para marcar la diferencia en la tierra natal de mi mamá. Por eso decidí fundar la Fundación Amor del Bueno en Guanajuato, México. 

Espero que al explorar nuestro sitio web puedan aprender más sobre nuestro trabajo, y puedan apreciarla importancia de nuestra misión como lo vi yo hace cinco años en ese sudoroso gimnasio.

Sophia Milan-Howells.

bottom of page